Maquetas de barcos

Cavilaciones de un grumete

El mapa del tesoroSi viajar es la puerta a la aventura, viajar en barco es el zaguán de la aventura trepidante.

Hay algo mágico en subir a bordo de una nave, aunque sea una sencilla barca del estanque del Retiro, algo que nos empele a entrar en las entrañas de la propia existencia, pero en la que se palpa en primerísima persona los entresijos de la existencia. Y la embarcación se convierte en el vehículo con el que los deseos de libertad se desatan y establecen el rumbo del viaje, ya que no se precisa de fuerza animal ni combustible, ni se siguen caminos o carreteras marcadas, ni siquiera hay lindes fronterizos ni aduanas. Se trata del mar y el ser humano ante él.

 

Tribulaciones de un pirataRecuerdo de niño cuando alucinaba con las películas de Burt Lancaster en El temible burlón, o aquel verano que me leí La isla del tesoro, con todos aquellos piratas y bucaneros con loro y pantalón a rayas que abordaban tantas naves viesen y se enfrentaban a enemigos deseasen a lo largo y ancho de los siete mares. Esta imagen del pirata libertario, aventurero y algo mesiánico se lo debemos al Romanticismo y a las ansias de personificar la idea de libertad. Idea de libertad que entronca con el mar, la embarcación y el tripulante que la gobierne.

 

En cuanto veo un barco me viene a la cabeza ideas de aventuras, de navegar por el mar, con el horizonte siempre inalcanzable.

¡¡Y solamente voy por la entrega nº 20 de Soleil Royal!! Poco a poco, grumete…

Soleil Royal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>