Miniaturas de aviones

Heinkel He 70: el veloz mensajero alemán

Desde principios de los años 30 este versátil y veloz modelo se convirtió en referencia mundial del transporte rápido. El Blitz (“rayo”) fue diseñado como correo, pero acabaría desempeñando todo tipo de tareas, desde el transporte comercial de pasajeros hasta el apoyo a bombardeos en la Segunda Guerra Mundial.

HE 70

Para conocer el secreto de velocidad del He 70 hay que retrotraerse al año 1931, cuando Ernst Heinkel contrató para su empresa aeronáutica a dos genios precoces de la aerodinámica, los mellizos Walter y Siegfried Günter. Los hermanos Günter, cuyo moderno enfoque del diseño aeronáutico ya incluía el uso de túneles de viento, llevaban desde mediados de los años 20 trabajando en diseños elípticos. Ya como ingenieros de la Heinkel Flugzeugwerke de Rostock, recurriendo a estudios en dichos túneles de viento, alumbraron en 1932 la que posiblemente fue el ala baja elíptica de mayor repercusión, precisamente para el He 70, un aparato que pretendía responder a las necesidades de la Deutsche Lufthansa de un avión de transporte comercial rápido.

El resultado cumplió con creces las expectativas del encargo. Si en las especificaciones de Lufthansa se solicitaban 285 km/h de velocidad, el He 70, con su eficiente aerodinámica, sus líneas de avión de competición y su poderoso motor BMW VI V-12, superaba con facilidad los 300 km/h, llegando incluso a marcar un máximo de 377 km/h. Desde el vuelo inicial el 1 de diciembre de 1932 los primeros test sirvieron para pulverizar diferentes marcas de velocidad en distancias determinadas, incluyendo los ocho records de velocidad batidos por el segundo prototipo en 1933.

En 1934 la Deutsche Lufthansa puso en funcionamiento líneas de transporte rápido dotadas con el nuevo aparato entre las principales ciudades alemanas, conectando Berlín con Colonia, Frankfurt y Hamburgo. La velocidad de esos puentes aéreos sorprendió dentro y fuera de Alemania, convirtiéndose en uno de los símbolos de modernidad del nuevo estado nazi, rápidamente divulgado a través de conexiones aéreas comerciales con otros países europeos e, incluso, conexiones aéreas con América del Sur. Pronto surgieron las primeras variaciones de uso militar, como el avión de comunicaciones He 70D o el He 70F de reconocimiento con capacidad de bombardeo. Este último tuvo una destacada presencia en la Guerra Civil Española con los dieciocho ejemplares operados por la Legión Cóndor. Ya en la Segunda Guerra Mundial, aunque comenzaba a quedarse anticuado, la velocidad del aparato dio buen servicio a la Luftwaffe en tareas de apoyo, transporte y reconocimiento, siendo utilizado también por la aviación húngara durante el conflicto y teniendo un uso residual en la Posguerra mundial en países como España.

La repercusión del diseño del He 70 fue enorme. Las sucesivas evoluciones, civiles y militares, fueron aportando innovaciones muy relevantes a la aviación comercial. Pero, sin duda, la principal aportación del He 70 al diseño aeronáutico fue su ala elíptica, que pasó a ser una firma de sus creadores reconocible en otros modelos de Heinkel (He 111 y He 112), que cruzó el mundo para ser adaptada en los Aichi D3A japoneses y que llegó a inspirar a R. J. Mitchell en la creación del Spitfire.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>